Casa Montagne

internado.jpg

Desde hace aproximadamente 30 años, el grupo misionero "Proyecto Bolivia", de la antigua provincia marista de Bética, puso en marcha este proyecto, con la financiación de la ONGD S.E.D (Solidaridad,Educación y Desarrollo).

Su objetivo principal es dar oportunidad de estudiar a niños y niñas de comunidades campesinas que no pueden hacerlo por falta de recursos educativos en sus comunidades y por carecer de los recursos necesarios para vivir en Comarapa y poder así asistir con normalidad al colegio.

Esta situación es muy difícil de abordar por parte de las familias debido a las grandes carencias económicas que tienen y porque deja a los niños y especialmente a las niñas en situaciones de alto riesgo social, al tener que vivir de alquiler en Comparapa y alejados de sus padres.

La "Casa Montagne" es una oportunidad para que chicos y chicas del campo sin recursos puedan continuar sus estudios de Secundaria y terminar siendo bachilleres.

 

Una profesora vive con su familia en la casa y como en una gran familia con 30 niños y niñas de las comunidades campesinas comen juntos, hacen las tareas de la casa, dialogan, juegan,  se forman, comparten lo que son y tienen, se divierten...

Cada día acuden a clase, a sus respectivos cursos y tratan, como el resto de sus compañeros del colegio Gabriel René Moreno de formarse para ser el día de mañana hombres y mujeres capaces de luchar y transformar la sociedad injusta en la que les ha tocado vivir.

Pretendemos que estos chicos y chicas sean en un futuro no muy lejano agentes de cambio en sus comunidades de origen, personas que por su mejor formación vayan poco a poco transformando las formas de vida de las comunidades del campo.

La educación integral es una herramienta de liberación para las personas, que las hace ser conscientes de su dignidad, libres para pensar y protagonistas reales de su existencia.

El Proyecto Bolivia en unión con los Hermanos Maristas potencia esta dimensión fundamental para salir del empobrecimiento en que vive el pueblo boliviano.

Hemos contado a lo largo de estos años con la ayuda de voluntarios del grupo Proyecto Bolivia  y desde 2015 voluntarios alemanes de BKHW. Juntos hemos hecho posible que el Centro de alguna manera haya sido una eficaz forma de generar desarrollo en las comunidades campesinas y además lo hemos hecho cuidando el ambiente familiar que tan importante nos parece para el desarrollo físico y psicológico de los niños y niñas.

 

Tampoco habría sido posible sin el apoyo y empuje de los Hermanos Maristas de Bolivia que desde hacen muchos años están empeñados en generar desarrollo en Comarapa atendiendo un amplio espectro de campos educativos.